Entretenimiento

Gloria al Bravo Pueblo vencedor ¡Honor al vencido!

Operation Underground Railroad Movie

Las acciones terroristas no se detienen, y se acompañan de acciones políticas. El mismo 15 de noviembre, el diario de la derecha fascista: Tal Cual, informa de la reunión sostenida entre dirigentes del PCV con miembros de la misión de veedores de la Unión Europea presentes en el país, denunciando dicho partido un presunto «complot político» en su contra y exigiéndole sanciones a dicha misión diplomática. La Unión Europea, les cumple en su petición y días después, anuncia la prórroga por un año más de las sanciones coercitivas, criminales y unilaterales contra Venezuela, su pueblo, instituciones y Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ésta vez –como novedad- solicitadas por el PCV. ¡Inédito, sin dudas! El converso, Juan Barreto, anuncia a sus nuevos compañeros de partidos de la derecha sobre cómo ve el resultado de las Megaelecciones, dijo: «los factores de la derecha sufrirán una derrota inminente en las megaelecciones que se llevarán a cabo el venidero 21 de noviembre». (La Iguana 19 de octubre de 2021). Mientras, el pueblo venezolano se ha manifestado –masivamente- en los actos de cierre de campaña a todo lo largo y ancho del país. Diosdado, como siempre, ha sido el gran motivador de la campaña patriótica. A donde acudió, miles y miles de venezolanos y venezolanas se movilizaron para escuchar su mensaje motivador. Pero, las acciones terroristas no se detienen solo en la derecha fascista, sino que rebaza al ámbito de la Administración Pública y la quinta columna que subyace a su interior. Hidrocapital, esta última semana previa a las elecciones, deja sin el servicio de agua potable a importantes parroquias de la ciudad capital, como ocurrió con el 23 de Enero. Asimismo, Movilnet, sabotea el 1×10 incomunicando a sus usuarios y usuarias, a quienes no les permite enviar –libremente- sus mensajes de texto y telefonear. Ambas empresas, deben pasar a una revisión exhaustiva de sus cuadros gerenciales, y limpiar todo lo que deba ser limpiado. Necesario es, para la nueva etapa que vivirá la República de reconstrucción nacional bolivariana

El bravío pueblo venezolano se prepara este domingo 21 a dar una nueva muestra del acero en que está construido su ADN, el mismo del Padre Libertador, Simón Bolívar, el que les llamó el pueblo de las dificultades. No se equivocó en su apreciación. Puesto a prueba, en los momentos más difíciles vividos por esta República en toda su historia, ese pueblo se mantiene erguido con pie firme y asestándole derrota tras derrota a los imperialistas de EEUU y Europa, que le han amenazado y sometido a las mayores penurias en un intento frustrado pero intento al fin, de propiciar un holocausto en tierras americanas. Pretensión frustrada por la heroicidad del pueblo venezolano, y su resistencia que tan solo es comparable con la llevada a cabo por más de sesenta años por el heroico pueblo cubano y/o con la resistencia del pueblo soviético al bloqueo militar y criminal de las fuerzas nazistas a la ciudad de Leningrado (1941-19439). 1.200.000 fueron los muertos, producto de tal acción criminal del fascismo hitleriano, renacido en la modernidad actual de la mano de Barack Obama, Donald Trump, Joseph Biden y Josep Borrell, todos criminales de guerra que la humanidad deberá juzgar por sus crimines cometidos en tierra americana algún día.

El 21 de noviembre, la democracia bolivariana será puesta a prueba nuevamente. Las llamadas megaelecciones del 21N, en las cuales se elegirán 3.082 cargos de elección popular. Las fuerzas patrióticas, han presentado al electorado, 3.082 candidatas y candidatos, unidas y unidos en una sola fórmula, mientras que el imperialismo de los Estados Unidos, ha presentado al electorado más de 60 mil candidatas y candidatos, como muestra de lo fragmentada que están las fuerzas imperialistas en la Patria de Bolívar y Chávez. El imperialismo, ha camuflado sus candidatas y candidatos en una diversidad de ideologías: evangélicos, comunistas, derechistas, independientes, ultraderechistas, ultraizquierdistas, en fin, toda una diversidad de caretas, una peor que la otra. Para su infortunio, el pueblo de las dificultades se ha permitido conocerles a profundidad y poco o nada, les servirán las caretas que se pongan o como acostumbraba decirles el Comandante Chávez: «por más que se tongoneen siempre se les ve el bojote de la maldad y el odio por el pueblo». Se anteceden estas megaelecciones, de acciones de terrorismo propiciado por los agentes de Washington en territorio venezolano. El día 03 de noviembre, la mano de terroristas hace colapsar una torre de la línea de 115 Kv en Nueva Esparta, muere tras la caída de la torre de alta tensión el terrorista ejecutante, financiado por los dólares de Washington. El lunes 15N, el A/J Remigio Ceballos, ministro de interior de justicia y paz, informa al país sobre la detención de cuatro terroristas: Dimas Alberto González González, alias «Sepulturero»; José Miguel Acuña Justo, Francisco Daniel Moya Hernández y Keiner Gutiérrez, quienes pretendían reeditar el acto terrorista realizado en 2020, que afectó –severamente- la estructura electoral del CNE, ubicada en un galpón de Filas de Mariches. El financista de los terroristas, se ubicó en el Reino de España: William Ricardo Sánchez Ramos, alias «Antorcha», lo que permitió a los investigadores ubicar a los autores intelectuales de este nuevo intento de destruir la infraestructura electoral del CNE, los prófugos de la Justicia venezolana: Leopoldo López e Iván Simonovis. Paralelamente, las acciones terroristas no se detienen en su propósito de sabotear el proceso electoral del venidero 21N y así evitar lo inevitable: que se pronuncie el pueblo venezolano sobre donde está la mayoría de sus votos, querencias y simpatías políticas.

Las acciones terroristas no se detienen, y se acompañan de acciones políticas. El mismo 15 de noviembre, el diario de la derecha fascista: Tal Cual, informa de la reunión sostenida entre dirigentes del PCV con miembros de la misión de veedores de la Unión Europea presentes en el país, denunciando dicho partido un presunto «complot político» en su contra y exigiéndole sanciones a dicha misión diplomática. La Unión Europea, les cumple en su petición y días después, anuncia la prórroga por un año más de las sanciones coercitivas, criminales y unilaterales contra Venezuela, su pueblo, instituciones y Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ésta vez –como novedad- solicitadas por el PCV. ¡Inédito, sin dudas! El converso, Juan Barreto, anuncia a sus nuevos compañeros de partidos de la derecha sobre cómo ve el resultado de las Megaelecciones, dijo: «los factores de la derecha sufrirán una derrota inminente en las megaelecciones que se llevarán a cabo el venidero 21 de noviembre». (La Iguana 19 de octubre de 2021). Mientras, el pueblo venezolano se ha manifestado –masivamente- en los actos de cierre de campaña a todo lo largo y ancho del país. Diosdado, como siempre, ha sido el gran motivador de la campaña patriótica. A donde acudió, miles y miles de venezolanos y venezolanas se movilizaron para escuchar su mensaje motivador. Pero, las acciones terroristas no se detienen solo en la derecha fascista, sino que rebaza al ámbito de la Administración Pública y la quinta columna que subyace a su interior. Hidrocapital, esta última semana previa a las elecciones, deja sin el servicio de agua potable a importantes parroquias de la ciudad capital, como ocurrió con el 23 de Enero. Asimismo, Movilnet, sabotea el 1×10 incomunicando a sus usuarios y usuarias, a quienes no les permite enviar –libremente- sus mensajes de texto y telefonear. Ambas empresas, deben pasar a una revisión exhaustiva de sus cuadros gerenciales, y limpiar todo lo que deba ser limpiado. Necesario es, para la nueva etapa que vivirá la República de reconstrucción nacional bolivariana.

Los resultados de estas Megaelecciones, ya los conoce Sleepy Joe por anticipado, suficientes agentes mantiene sobre territorio venezolano. Félix Seijas y Luis Vicente León, antiquísimos encuestadores que, en las regionales previas, pronosticaron 20 gobernaciones para la oposición imperialista pro Estados Unidos, en esta oportunidad se han mantenido en silencio, auto censurándose para no tener que decir la verdad que, seguramente, ya tienen registrada en sus estudios de opinión pero por la que –seguramente- no pagarán sus potenciales clientes de oposición para conocer la realidad que se manifestará el venidero 21N. Ambos, se han limitado a opinar sobre los potenciales índices de participación electoral y hasta en eso, han fracasado porque no conocen del acero en que está construido este pueblo de las dificultades. En conocimiento de lo que se le viene encima, Sleepy Joe, ya está preparando su batería de nuevas sanciones contra el pueblo de las dificultades por su atrevimiento a derrotar sus candidatos y candidatas regionales. Para ello, utiliza a sus vasallos europeos para que anticipen lo que vendrá ahora de la parte de Estados Unidos contra el pueblo venezolano, que ratificará su independencia y soberanía política plena y libre. En el Parte de la Batalla de este 21N, que expresará el Hno. Presidente Constitucional, Nicolás Maduro, pasado el magnánimo proceso electoral, el lunes 22 de noviembre, ante el Consejo Federal de Gobierno, reunido en pleno con los nuevos gobernadores y gobernadoras, todas y todos bolivarianos y bolivarianas, manifestará: «Al Excelentísimo Pueblo venezolano: ayer se ha confirmado con una espléndida victoria el irrefutable triunfo político del pueblo venezolano en contra de las huestes imperialistas de EEUU y la Unión Europea. Reunidas las Unidades de Batalla Chávez, en perfecto 1×10, el pueblo ha salido –masivamente- a votar e inundar los centros de votación de votantes ávidos de expresar su rechazo a las huestes imperialistas. La conducta ciudadana del pueblo venezolana, ha sido ejemplar y cívicamente digna de imitar por los pueblos del mundo. El ejército imperialista, contó con más de 60 mil candidatos y candidatas inscritas ante el CNE. Las fuerzas patrióticas, contaron con apenas 3.082 candidatas y candidatos de los más selectos de la venezolanidad. Acepte el Pueblo Soberano, en nombre de los bravos que he tenido la honra de mandar, el homenaje de un ejército rendido, el más grande y más hermoso que ha hecho armas en la República Bolivariana de Venezuela en un campo de batalla». ¡Honor al vencido. Gloria al vencedor!