Deportes

Rosario Robles se queda

La exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, se queda en la cárcel. Y no estaría nada mal si fuera porque se le ha encontrado culpable de perder 2 mil millones de pesos o cederlos a través de mecanismos de financiamiento falsos. Esos que la sociedad y civil y los periodistas revelaron con rigor y detalle en el trabajo conocido como La Estafa Maestra

La exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, se queda en la cárcel. Y no estaría nada mal si fuera porque se le ha encontrado culpable de perder 2 mil millones de pesos o cederlos a través de mecanismos de financiamiento falsos. Esos que la sociedad y civil y los periodistas revelaron con rigor y detalle en el trabajo conocido como La Estafa Maestra.

Pero no. No se queda en la cárcel por ser culpable de ello. Se queda en la cárcel porque no saben con certeza si cometió el delito o no y qué tal si sí y no vaya a ser. 

Lozoya se fugó y fue apresado en España. En México vive en relativa libertad mientras sigue su juicio y no hay nada que le impida cenar pato . Robles no se fugó. De hecho, acudió voluntariamente a una audiencia y fue sorpresivamente retenida para que no se fugara. Le cayó encima lo que les cae a miles de mexicanos: la ineficiencia en la impartición de justicia conocida como prisión preventiva indefinida. 

Todos los gobiernos la han usado. Recuerden a Elba Esther Gordillo, pero esta administración amplió las razones y los tiempos. La prisión preventiva no es otra cosa que enciérrese y después averígüese, una herramienta tiránica de los gobiernos del mundo pero aceptada por los jueces del mundo porque hay casos especiales en los que las autoridades no se pueden arriesgar a que se les vaya alguien que, si bien no saben si es inocente, en caso de ser culpable es peligroso. 

Por ejemplo, un acusado de intento de violación o asesinato a su hija. ¿Lo sueltan mientras averiguan para que siga conviviendo en casa? No, lo retienen y averiguan. Lo malo es que la ley les permite sentarse a echar burbujas en el patio y que el acusado esté dos años en prisión preventiva, sea inocente o no. O más de dos años si le pueden echar la culpa a su defensa. También se aceptan formas intermedias de retención para personas menos peligrosas, como la firma periódica, el arresto domiciliario o el control con dispositivos de GPS. 

En todo caso, la “prisión por si las dudas” de tiempo indefinido es un elemento de barbarie en la impartición de justicia. Yo ignoro, igual que por lo visto ignoran Gertz Manero y los eslabones del juicio, si Robles debe estar en la cárcel porque se le escurrieron 2 mil millones de pesos entre las manos. Pero lo que sí sé es que ni ella ni otros 90 mil mexicanos deben estar presos sin sentencia. 

Archivado en:

Columna Invitada Rosario Robles Berlanga Ivabelle Arroyo Politóloga

La Sopa Ivabelle Arroyo Ulloa es politóloga y analista, con 24 años de trayectoria periodística. Es jurado del Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter en México. Dirige una revista digital sobre política capitalina y escribe para medios jaliscienses.

Lee más de este autor Rosario Robles se queda

Por favor, defiendan la reforma de AMLO

Con estos priistas hay que arar

La casa de la contradicción no es sobre AMLO

La libertad de expresión en un ambiente hostil